La MS-13 ha tomado el control de una cárcel en Honduras

La Prensa de Honduras informó que la Mara Salvatrucha posee el control de la Penitenciaria Nacional en Támara, Honduras.

CORTESÍA DE LA NOTICIA SV

HONDURAS.- La Prensa de Honduras reportó que la Mara Salvatrucha (MS-13) tomó el control de la Penitenciaría Nacional, ubicada en Támara, «obligando a que el personal administrativo se retirara y los policías salieran de los recintos y se replegaran a sus dormitorios, ubicados fuera de la cárcel».

Tres fuentes consultadas confirmaron el hecho, afirmó La Prensa. Sin embargo, ninguna autoridad del Instituto Nacional Penitenciario (INP) ni los responsables de la cárcel respondieron sus teléfonos para negar lo sucedido.

El lunes el personal administrativo del reclusorio ingresó entre las 8:00 AM y 8:30 AM y media hora después fueron sacados de sus oficinas formados por el jefe de recursos humanos, subcomisario Ordóñez Lagos, y despachados porque los pandilleros les comunicaron a las máximas autoridades de la prisión que si los empleados y policías no salían de los recintos iban a realizar una matanza y le iban a meter fuego al edificio administrativo, relató una de las fuentes a La Prensa.

Sostuvo que una vez llegó la amenaza, el director de la prisión, Melvin Alexander Alvarenga y el subdirector, comisario Olman Maradiaga, rápidamente abandonaron sus oficinas, por lo que Ordóñez Lagos quedó a cargo.

Los mareros tenían el control de los portones de todos los módulos, así como del segundo portón principal, que del interior da salida a las oficinas administrativas, al hospital y a la bodega de armas, donde hay un centenar de fusiles, pistolas e implementos antimotines, relató la fuente.

«Si no se recupera rápidamente esta cárcel, los miembros de estos grupos criminales podrían apoderarse de una enorme cantidad de armas e iniciar enfrentamientos con el otro grupo rival, incluso podrían darse fugas masivas y nadie podría detenerlos porque la Policía se retiró hasta de los torreones donde vigilaban sin armas», contó la fuente a La Prensa de Honduras.

Recordó que mientras los policías desde los torreones vigilan sin armas, en el interior los pandilleros tienen su propia seguridad con pistolas y fusiles semiautomáticos.

“Son armas que antes las metían los militares, ahora quienes las introducen son los mismos policías, incluso ya se les ha descubierto y se han enviado sendos informes a la dirección del INP, pero nunca han hecho nada”, afirmó.

Igualmente, detalló que mientras por un lado desde el Ejecutivo públicamente se habla de mano dura contra los pandilleros incorregibles, por otro extremo hay una contraorden de protección, incluso de que no se capture a los pandilleros sin una orden judicial.

Por su parte, en horas de la noche, EL HERALDO de Honduras, informó que tuvo acceso a un audio donde una supuesta empleada de la cárcel dice que tuvo comunicación con el subcomisario Ordóñez Lagos, quien platicó con los coordinadores de los módulos y se comprometieron a no realizar ningún daño al personal ni al inmueble y que podían regresar.

Delma Ordóñez, en representación de la MS, sostuvo que lo que los internos piden es que se haga una redistribución y que los del grupo rival sean llevados a otras prisiones.

“Que la pandilla 18 esté en un centro penal, que la pandilla MS esté en otra y que la intervención que se está anunciando el día de hoy no sea una represalia”, sostuvo.

El Poder Ejecutivo había anunciado para ayer una intervención de todos los centros penales y medidas rigurosas para disminuir la ingobernabilidad.

No obstante, al cierre de la edición impresa del medio hondureños se desconocían los nombres de los funcionarios que conformarían la junta interventora del sistema carcelario.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *